TERTULIAS: DESPUÉS DE TODO


 

tribunal octubre.png

Octubre nos tiene atrapados, después de él todo es negro. Como aquel día en el que llegué a Lima, con una bolsa en la mano y sin ninguna idea de lo que sería de mí. Era ya oscuro aunque no muy tarde, invierno, y Mirtha me hizo el favor de reservarme el hotel en Miraflores, hacía frío en la carne y en el alma. Dejar a la familia y todo por lo que has luchado te atrapa en la soledad, te muerde, te encierra y no te deja pensar. La confusión, el desaliento: los porqués de esto o de aquello, los debía haber hecho esto o no, la recriminación y la ausencia de respuestas me tuvieron encerrado, con un vacío que me rodeó como si estuviera en un fanal, desde donde podía ver a todos y todos podían verme.

Al día siguiente me encontré con Javier y Mirtha ellos habían llegado como un mes antes y tuvieron la gentileza de invitarme a almorzar, era sábado y en una tarde, gracias a Javier y sus amistades conseguí un pequeño departamento, donde pasé los primeros meses tratando de entender la situación y de plantearme un plan de acción.

Dos meses antes, estaba en Sucre la capital constitucional de Bolivia, donde se encuentra la Corte Suprema de Justicia, y donde se llevaba a cabo el juicio de responsabilidades en el que me incluyeron, por los hechos de octubre negro. Estuve acudiendo a la sala plena durante seis meses, escuchando las historias que con más retórica que pruebas lanzaba el fiscal Milton Mendoza hablando a un tribunal de jueces, previamente acusados por el gobierno de prevaricato, es decir, hablando a un tribunal sobre el que pendía la espada del gobierno si osaban hacer justicia.

El juicio se aperturó en una sesión del Congreso en el que hubo de todo menos debido proceso, se violentó el reglamento donde se pudo y aún cuando el dictamen de la comisión congresal pedía que se juzgara al Presidente Sánchez de Lozada y sus Ministros Sánchez Berzaín y Yerko Kukoc del Carpio y aún cuando no se alcanzaron los dos tercios de votos exigidos por ley, el Presidente del Senado Hormando Vaca Diez forzó a nueva votación e incluyó en ella a todo el gabinete, con la colaboración del propio MNR.

En otras palabras el juicio de responsabilidades llamando de Octubre Negro fue desde su inicio un proceso viciado de nulidades y como todo lo que comienza mal, mal acaba, a los seis meses del proceso planteamos la  anulación del mismo por haberse cumplido tres años sin sentencia y sin que hayamos realizado acción alguna para impedirlo. La respuesta del Tribunal luego de escuchar con suficiencia los argumentos de la  defensa decidió responder con una afirmación que debe estar en los anales de las estupideces jurídicas del mundo, nos dijo que la  aplicación del Código Penal para este juicio era apenas una referencia, es decir que las leyes sobre las cuales se debe administrar justicia no contaban para el presente caso y por tanto estábamos los acusados en manos del mejor criterio de ese tribunal. Que repito estaba acusado de prevaricato sin que ninguno de sus miembros se excuse al menos por dignidad.

Yo sabía que estaba sentenciado por anticipado y que nada de lo diga o demuestre a ese tribunal serviría para probar mi inocencia. Yo fui Ministro de Servicios Financieros, no participe para nada en la administración de un conflicto que estuvo manejado por el Presidente Sánchez de Lozada y sus Ministros de Defensa y de Gobierno, no asumí ninguna decisión, nunca se me consultó para tomar acciones en esos momentos, porque tampoco correspondía, mi área de trabajo era técnica y no política y la ley orgánica del poder ejecutivo plantea con claridad las obligaciones de cada Ministerio, sin embargo ahí estaba acusado de genocidio en su forma de complicidad por asesinato una figura curiosa sacada del sombrero jurídico de una administración de justicia atemorizada y desde ya sin ninguna dignidad. Y en medio de un proceso para el cual las leyes eran meras referencias, que se podían, o no, aplicar a criterio de unos abogados previamente acusados de prevaricato, ¿alguien podría decirme que yo tenía la obligación de prestarme a esa comedia?

 

 

 

Anuncios
de napuco Publicado en 1