LA COCA Y EL GAS

coca

DANTE N. PINO ARCHONDO

La suma de hechos que inculpan al gobierno de Evo Morales en Bolivia, en otros tiempos, ya hubieran producido su renuncia, desde el primero que se produjo a meses de su mandato en YPFB la petrolera boliviana que fue “nacionalizada” y que se constituyó en la prima dona del señor Presidente, cuando se encontraron con un cadáver, maletas de dinero y al propio presidente de la institución recibiendo coimas, hasta ahora en medio de un juicio por la compra de unos taladros que involucran, otra vez, al presidente de YPFB y que demuestra con absoluta contundencia que lejos de haber recuperado la institución para beneficio de los bolivianos lo que ciertamente se hizo fue convertirla en una cueva de ladrones, donde se hace de todo menos ingeniería petrolera.

El Fondo Indígena que tiene como origen de sus recursos precisamente a YPFB en vez de ser el instrumento de transformación del agro o sea del campesino boliviano, se utilizó como la caja de reparto a cuentas privadas para enriquecer a la dirigencia sindical corporativa, en premio a las lealtades electorales otorgadas al Presidente Evo.

El Ministerio de la Presidencia, que tiene deberes formales por ley se convirtió en el instrumento de la corrupción diseminada en todo el aparato institucional que depende del poder ejecutivo, incluyendo a las propias Fuerzas Armadas, el Poder Judicial y el Electoral.

El gas fue el pretexto para derrocar a Gonzalo Sánchez de Lozada, acusándolo de querer venderlo por territorio chileno a empresas norteamericanas. Toda la revuelta miserable y sangrienta de octubre de 2003 se ejecutó con el fin de evitar que Bolivia se potenciara convirtiéndose en el eje central de este recurso energético. En ello jugaron intereses externos competitivos e ideologías afines al extremismo castro-chavista. Para obtener este resultado se utilizó al dirigente cocalero Evo Morales digitando la defensa de la coca como punta de lanza con el fin de disfrazar los objetivos reales por aquellos que se levantaron como movimientos sociales preocupados en la defensa de las riquezas naturales.

Han transcurrido once años desde que Evo Morales asumiera el gobierno y YPFB está destrozada por la corrupción y la ineficiencia operativa que ha convertido a la empresa en una caja que recibe ingresos por la venta del gas y los distribuye a través del Poder ejecutivo, sin ninguna otra alternativa ni política que la haga merecedora de ser el centro del desarrollo nacional. Todos los sueños que alguna vez se tuvieron para que Bolivia deje de ser in país exportador de materias primas se ha ido por el caño de las aguas servidas, gracias a este gobierno preocupado por sus intereses mezquinos de industrializar la coca antes que el gas.

Los proyectos hidrocarburiferos montados con el fin de propagandizar la “nacionalización” han resultado un fracaso debido a que desde su origen no tenían factibilidad ni mercado. Ya se puede, por tanto, afirmar que el gas explorado y explotado por los gobiernos democráticos abominados por Evo Morales, es el gas que ha hecho posible la extensión de su mandato, sin que él haya aportado nada para darle continuidad a este recurso.

Es enorme la responsabilidad que tiene Evo Morales con este asunto y a estas alturas no se puede negar ni disimular el enorme daño económico que se ha infligido a los altos intereses nacionales, la ausencia de una política hidrocarburifera, el desinterés por dotar a YPFB de personal administrativo idóneo y el manejo abusivo y político que se ha tenido con ella, nos muestran la indiferencia de este gobierno con el futuro de la Patria. Se ha priorizado a la coca antes que al gas, el resultado es la ampliación del cultivo cocalero y la reducción de los volúmenes de gas en penosa demostración de lo que han sido estos años de gobierno masista.

Anuncios
de napuco Publicado en 1