QUIENES GOBIERNAN BOLIVIA


 

campesinosevo

DANTE N. PINO ARCHONDO

Cuando el Presidente Gonzalo Sánchez de Lozada dejaba su carta de renuncia al Congreso de la Nación pidiendo que la misma no sea atendida, por ser una renuncia forzada por la violencia de la conspiración y el terrorismo planificado, los partidos políticos estaban aterrados y sin convicción para frenar el ascenso de esas fuerzas corporativas sindicales que mimetizadas como movimientos sociales derrocaban a un gobierno constitucionalmente elegido y amenazaban con la dinamita y el fusil a quienes se opusieran a continuar con sus designios de llegar al Poder.

Es que esos fatídicos días del 15 de septiembre al 17de octubre estuvieron sacudidos por una violencia inusitada, ejercida por quienes, en ese momento prometían cambiar el destino de los bolivianos, vaciando en la memoria colectiva  la mentira de que fue el gobierno el que provocó y desencadenó los hechos, ocultando la verdad hasta el momento en que la parodia de juicio de responsabilidades hubiera concluido, para acto seguido darse a conocer como los autores de los hechos de sangre ocurridos en nombre de una rebelión disfrazada de defensa de los recursos naturales.

Así comenzó a escribirse la historia de estos once años. Hoy día, cuando tienen que mostrar los frutos del gobierno que denominaron proceso de cambio, cuando el pueblo le exige rendición de cuentas, ese movimiento corporativo sindical no tiene respuestas y acude nuevamente a lo único que saben hacer, violentar, engañar y mentir.

Que quede claro, en estos once años ha sido los dirigentes sindicales a la cabeza del máximo ejecutivo de los cocaleros, los dirigentes de las cooperativas mineras, las direcciones campesinas y gremiales, los que han gobernado el país. Han sido ellos los que han manejado el dinero del pueblo que les ha llegado a manos llenas, gracias a los gobiernos democráticos. Y hago diferencia entre el gobierno de las corporaciones sindicales y los anteriores, porque el gobierno del sindicalismo no es ni fue a pesar de las apariencias que quisieron tener, un gobierno de la democracia, fundamentado en el Estado de Derecho y se han constituido como una dictadura sindical colocándose por encima de su propia constitución a la que juraron respetar.

Es a ese bloque social al que se debe derrotar democráticamente, es tiempo de decir las cosas por su nombre y no estar buscando la forma de congraciarse con ellos demandando su voto, como si no fuera lo mismo que pedirle al enemigo sus bendiciones. Bolivia es prisionera del sindicalismo más vergonzoso que se ha tenido nunca. Y quede como ejemplo para la democracia lo que pueden hacer estos grupos corporativos en nombre del cambio y de una liberación delirante que se convierte al final en una degradación de la dignidad.

Si hay algo que se debe hacer con urgencia es organizar a las fuerzas de la democracia que no teman decirle al ciudadano la verdad y que no tengan miedo de enfrentar al gobierno de la dictadura sindical, la misma que ha hecho una costumbre burlarse de la justicia para someterla a sus caprichos políticos, derrochar el dinero del pueblo como su fuera suyo y aislar a Bolivia internacionalmente apoyando a gobiernos antidemocráticos que son una vergüenza mundial.

 

de napuco Publicado en 1

PARA SER MINISTRO DE ECONOMIA


dinero

DANTE N. PINO ARCHONDO

En circunstancias democráticas normales, vale decir, cuando se tiene el cargo de Ministro de Economía en un gobierno que se ajusta al Estado de Derecho, y en el que se actúa como par con sus iguales en el gabinete, establecer una política económica, comporta tener una visión de país que se debe desarrollar de acuerdo a sus fines u objetivos, definidos generalmente por el Presidente en su programa electoral. Al Ministro de Economía le corresponde ejecutar ese programa.

Durante sus sucesivos gobiernos Evo Morales nunca dio a conocer al país cual era el modelo de economía que quería desarrollar, en el devenir de su administración se fueron lanzando ideas sobre un proceso económico, social, comunitario y productivo, que al final no es otra cosa que un chairo donde todo cabe y donde nada entra.

Bajo estas circunstancias el señor Arce Catacora ha manejado la economía nacional en el ámbito del libre albedrio. Es decir el señor Ministro dejó hacer y dejó pasar, sin tener que preocuparse por guardar el equilibrio que siempre tuvo atados a sus anteriores pares, entre los ingresos y egresos definidos en el presupuesto general de la república. La política de este ministerio fue la del embudo. Muy ancha para los caprichos presidenciales desparramados en obras suntuosas, gastos superfluos, empresas estatales creadas sin ton ni son y endeudamiento caro innecesario y por otro lado muy angosto para atender las necesidades en el equipamiento de la salud o de la educación  o del apoyo a la industria y la agricultura.

Con el caudal de ingresos que manejó gracias a los precios internacionales del petróleo, y la venta del gas,  la política económica de estos años no tuvo que preocuparse por limitar recursos, al contrario se permitió el uso de transferencias a cuentas privadas con dineros del Estado caso FONDIOC, o desembolsos por  más de setenta millones de bolivianos a un periódico de línea oficial llamado Cambio o el uso de dinero por el Presidente para malgastarlo en ideas alocadas como las del satélite, o el nuevo palacio o proyectos en Bulo Bulo de carácter petroquímico y tantas otras necedades, sin que este Ministro hay dicho esta boca es mía. Pero cuando los discapacitados pidieron un mísero bono dijo no!

En abundancia cualquiera es buen Ministro más aún si actúa como este señor lo hizo. Ahora cuando la situación tiende a ser inversa y ya no se puede gastar por el caño ancho de los caprichos de los movimientos sociales, las aflicciones comienzan a crecer y las demandas insatisfechas ponen en la mira al modelito del chairo paceño.

Quienes con cierta tolerancia dicen que fue un buen Ministro se olvidan que un buen ministro en época de abundancia debía haber mostrado el camino verdadero del proceso de cambio y aconsejado a un Presidente muy limitado en el conocimiento de la economía cómo y para quien se tenían que usar los recursos económicos, el limitarse a decir sí a todo lo que le dijeron que haga, lo despojó de su carácter de ministro y lo convirtió en un pobre cajero!

 

de napuco Publicado en 1

LOS NUEVE HÉROES DEL MASISMO


nueve detenidostrio1

DANTE N. PINO ARCHONDO

Esta semana retornaron los nueve bolivianos sentenciados en Chile por: robo con intimidación, contrabando y porte ilegal de armas, fueron multados con 32 millones de pesos previo reconocimiento de sus delitos en el proceso judicial que se llevó en el tribunal Garantía de Pozo Almonte. El hecho produjo una curiosa reacción oficial del gobierno boliviano, que durante el proceso, con declaraciones variopintas pronunciadas por las máximas autoridades de gobierno – Presidente y Vicepresidente- convirtieron un asunto delictivo de frontera en un suceso político que sumó acusaciones, diatribas y calificaciones a las ya fuertemente deterioradas relaciones que tiene Bolivia con Chile.

La apasionada defensa gubernamental boliviana llegó al extremo de pagar con dineros del tesoro de la nación la multa impuesta y declarar a los acusados como mártires y héroes que lucharon por el retorno al mar.

¿Qué pasó realmente? Pues mire usted, yo no tengo la pluma del Gabo, que con este cuento podría haber escrito otra novela y deleitarnos otra vez. Así que me remito a las declaraciones que se hicieron y las escenas que dibujaron. Resulta que los nueve agentes de lucha contra el contrabando sigilosamente se deslizaron por territorio fronterizo habiendo sido alertados del movimiento de camiones chilenos que estaban yendo por caminos poco santos y llevando contrabando. Astutos como solo ellos, esperaron a que estuvieran en lugar correcto para  sus planes y cuando pensaron que habían cruzado al territorio boliviano al grito de “patria o muerte venceremos” les conminaron a bajarse, cosa curiosa. Cuando los choferes chilenos lo hicieron los agentes bolivianos se subieron para llevarse el contrabando, los chilenos se fueron corriendo a buscar a la guardia fronteriza, mientras que los agentes bolivianos estaban tratando de darle arranque a los camiones sin resultado, tiempo suficiente para que los chilenos cuenten a su guardia lo ocurrido y estos llegaran al lugar para hacer lo que debieron haber hecho los bolivianos al principio, reducirlos y apresarlos.

La primera pregunta ¿Quién estaba en territorio de quién? Unos dijeron en Bolivia o sea que los agentes chilenos pasaron a territorio boliviano y tomaron presos a bolivianos en función de deberes, ¡una barbaridad! Historia a la que se le dio crédito en el gobierno de Evo Morales y con la cual como Quijote en riestra salió a denunciar al mundo este nuevo atropello chileno, declaraciones ampulosas que demostraban la inocencia de esos pobres agentes bolivianos y la sumisión de la justicia chilena a su gobierno. El asunto fue tratado en la sesión de la OEA donde se demostró la brutalidad con la que se los trataron a esos valientes bolivianos y la perfidia chilena para apresar a inocentes palomitas.

La verdad fue otra, se evidenció que los agentes bolivianos estaban en territorio chileno, o sea estaban incautando camiones chilenos en territorio ajeno.  Por eso los agentes chilenos los redujeron y apresaron.

La segunda pregunta ¿para qué los agentes bolivianos hicieron bajar a los choferes chilenos de sus camiones? La acción correcta era trasladarlos hacia la aduana para incautar la mercadería de contrabando y retener los camiones y apresar a los choferes. No tiene sentido lo que hicieron, si no fuera porque la verdad es que quisieron llevarse los camiones con la carga, es decir robarlos. Cosa que no ocurrió por la fatalidad, y que luego reconocieron como cierta en el proceso legal declarando su culpabilidad.

Para que no quede duda, en Bolivia los transportistas que hacen el trabajo en frontera con Chile declaran que estos agentes son conocidos por sus actividades delincuenciales, acusan a Arsenio Choque, uno de los sentenciados, de tener esta actividad de robo de vehículos y de haber llevado a los militares a realizar estas tareas delincuenciales, es “chutero” dicen (autos robados)  y tiene ese trabajo, afirman.

Este es el grado de descomposición que existe en el gobierno boliviano. Pagar la multa de delincuentes confesos, recibirlos como héroes en el Palacio de Gobierno, querer mostrar al mundo como inocentes a vulgares ladrones. En las redes sociales se dice que a esto nos han acostumbrado, en un reconocimiento de la derrota moral que vive el pueblo boliviano. Estos actos propios de la barbarie son para muchos folklore nacional.

de napuco Publicado en 1