Imagen

EL CAPITALISMO DE LOS SOCIALISTAS


riqueza

DANTE N. PINO ARCHONDO

Sin muchas vueltas aclaremos lo siguiente: si los precios en el mercado están sujetos a libre oferta y demanda estamos en un sistema capitalista, si las inversiones pueden realizarlas cualquier individuo o empresa legalmente establecida en el marco legal  vigente estamos en el marco de un sistema capitalista, si los salarios se fijan de acuerdo a la oferta y demanda del mercado laboral estamos en un sistema capitalista, si el Estado decide tener empresas invirtiendo en ellas pero compitiendo en el mercado con sus precios, estamos en un sistema capitalista, si la propiedad privada está garantizada por el Estado, estamos en un sistema capitalista,  díganme si todo esto no estuvo, está y seguirá estando vigente en los gobiernos anteriores y el actual, entonces ¿por qué se insiste en hablar de los gobiernos neoliberales y el actual como si el sistema y modelo no fuera el capitalismo?

Por mucho que se haya decretado una supuesta nacionalización del gas, el sistema capitalista de producción, inversión y precios se ha mantenido sin variaciones, la mera migración de contratos petroleros no ha significado un cambio del modelo económico durante este gobierno que ha seguido sujeto al mercado como asignador de recursos. El gobierno de Evo Morales tiene el mismo sello que los anteriores. El haber establecido limites a ciertos precios durante algún tiempo, o haber creado empresas con recursos del Estado no implica que en Bolivia se haya sustituido el capitalismo por el sistema socialista de producción.

La intervención del Estado en la economía lo que hizo fue perturbar el mercado distorsionando la oferta o la demanda, el caso del doble aguinaldo o el incremento al salario mínimo es un ejemplo o las prohibiciones temporales de exportación de ciertos productos, pero en lo sustantivo el modelo económico no ha sido tocado.

Es la razón por la cual cierta visión extranjera considera que el gobierno de Evo Morales manejó la economía mejor que los otros miembros del club denominado ALBA. Esta verdad no quiere ser reconocida por una ciega visión ideológica que se miente así misma y quiere convencer a la ciudadanía que cambiamos del modelo económico. Lo que ha sucedido es que el modelo que recibieron junto con los resultado de veinte años de políticas tendientes a fortalecer la economía se dejaron de lado y se establecieron otras que han tenido como resultado el gasto dispendioso e ineficiente de los recursos junto con una red de corrupción que ha manejado diez años de bonanza sin paralelo en la historia republicana.

No existe por tanto un antes y un después del MAS sino una continuidad mal manejada. El capitalismo ha sido y es parte de este gobierno.

Lo que sí ha cambiado es el discurso oficial renegando de lo que en realidad es. El anticapitalismo que pregona es cuando mucho un ladrido de perro callejero, el antimperialismo no es más que una pose de gallito de pelea bastante desnutrido y toda la propaganda de dignidad al haber expulsado al embajador norteamericano, la DEA y USAID no fueron sino actos de violencia diplomática para facilitar las operaciones del narcotráfico en Bolivia.

 

 

LA VOLUNTAD DEL DICTADOR ES LEY


evo

DANTE N. PINO ARCHONDO

En tiempos distintos pero con el mismo hilo de afinidad, en Bolivia se resuelve declarar a personas sentenciadas por robo en territorio chileno como mártires y héroes mientras se encarcela a funcionarios de YPFB por corrupción y el Presidente Morales afirma que los desfalcos ocurridos en el Fondo de desarrollo Indígena son culpa de los técnicos contratados y no de los dirigentes sindicales que desviaron esos recursos a sus cuentas privadas. Es una muestra en síntesis de los once años de gobierno en el cual las prácticas de ilegalidad, corrupción y desprecio por la ley han sido recurrentes.

Los bolivianos están padeciendo un ciclo de inmoralidad y protección de la delincuencia oficial que solo son comparables con algunos gobiernos de los caudillos barbaros, en los cuales primaba la voluntad del dictador por encima de los derechos del ciudadano y de los intereses nacionales.

El desparpajo con el que el Presidente Morales viaja al exterior para rendir pleitesía a sus similares del club bolivariano, el uso de bienes públicos de aviones oficiales el servicio de ciudadanos extranjeros, la obligación de trasladar a niños de su escuela al museo de Orinoca donde se exponen sus hazañas como futbolista, el adoctrinamiento escolar para que se lea su biografía,  el gasto superfluo en cubres y reuniones de contenido ideológico sin ningún beneficio para la república y muchas expresiones de fanatismo personal con las cuales se ejerce una dictadura que  parece no alcanzar límites, tiene como anestesiada a la ciudadanía que últimamente tiende a festejar estas ocurrencias como si fueran caprichos pasajeros de niño mal educado.

Y es que en estos once años de uso del poder discrecional, la fortaleza de reacción social ha sido sometida mediante el uso de la justicia como instrumento de amedrentamiento y de sojuzgamiento sin clemencia. El gobierno ha demostrado tener una enorme capacidad para delinquir mediante el copamiento de las instituciones llamadas a fiscalizar sus actos, que incluyen a los órganos de control legal  y la misma Asamblea Nacional Legislativa. Amparado en estos escudos no ha dudado en desatar crímenes planificados con objetivos políticos como el caso Rozsa en Santa Cruz o la violenta quema de la Prefectura en Cochabamba para encarcelar al Gobernador de entonces Manfred Reyes Villa o las acciones de criminales con muertos en Cobija que terminaron con su gobernador Leopoldo Fernández en la cárcel, casos como estos ahora se conocen que fueron planificados y ejecutados con pleno conocimiento de la Presidencia y Vicepresidencia bolivianas.

Todo esto no es de conocimiento de la comunidad internacional lo que es lamentable porque le otorga al régimen un barniz que encubre una realidad distinta a la que se tiene el gobierno de Evo Morales.

En la actualidad aquellos periodistas que tuvieron el coraje de denunciar estos y otros hechos están en el exilio forzado o voluntario para evitar ser encarcelados o mantienen un silencio forzado para proteger a sus vidas y sus familias.

No se puede seguir callando la realidad boliviana sin convertirse en cómplice de un gobierno delincuencial.

 

 

 

 

TERTULIAS ACTO II


hugo banzergoni-cDOS FORMAS DE HACER POLITICA

Mire cuando usted me dice que todos nosotros tuvimos la culpa, que le voy a decir, si pues, en realidad todos hicimos lo posible para fortalecerlo y potenciarlo. Yo creo que en realidad el momento del error fue cuando el Goni rompió el pacto con Banzer, recuerda? el doctor Paz hizo un acuerdo con Banzer para que apoyara el D.S. 21060. tenia razón el doctor, estaba mirando hacía delante, ese decreto necesitaba cuando menos dos periodos para sentar las bases del crecimiento económico y el pacto garantizaba eso, cuando el Goni lo rompió ese tiempo necesario se quebró de alguna manera, resulto que Goni ya no tenía las “manos atados” pero tampoco el poyo de Banzer y cuando ganó las elecciones el general se las cobró dando sus votos al Jaimito. Así el decreto que requería continuidad se frenó con un gobierno mirista que amenazó con revertirlo y que en realidad no lo hizo pero tampoco le dio continuidad y recuerdo que entonces el mirismo mostró su rostro mas feo, ese del disfrute del gobierno al máximo, fue una fiesta mirista del cuatro años con metidas de  pata muy graves como esos amigos y fotos por medio que eran nada menos que narcos.

Durante ese periodo el MNR le hizo la vida imposible al gobierno y las denuncias de corrupción comenzaron a llover, el resultado no fue que solo el MIR se vio afectado, sino que la ciudadanía comenzó a ver que todos eran lo mismo y que los acuerdos y pactos entre ellos eran para encubrirse, yo recuerdo a los medios de comunicación resaltando esos hechos y claro sus resultados eran los esperados, una falta de confianza ciudadana muy grande en los políticos.

Cuando esa desconfianza llega a esos niveles todos buscan un remedio. Sí ya se, luego del MIR volvió el MNR y esos cuatro años del MIR le hicieron cambiar al Goni su visión en relación a la continuidad que necesitaba el decreto 21060, no fue a buscar un proceso de privatización como lo hicieron otros, y se mandó con un proceso de capitalización que sacó del foco a todos y les dejó sin discurso. Lo cual demuestra que el MNR nunca se alejó de su vertiente estatista, aunque sus detractores digan lo contrario, la capitalización del Goni sigue la ruta del nacionalismo revolucionario y busca potenciar al Estado.Al capitalizar las empresas que se consideraban vacas sagradas libera al Estado de sus pesadas deudas y abre el camino de la inserción internacional que Bolivia necesita para reproducir la inversión.

Pero la política en Bolivia es envolvente y desde la oposición que ahora eran el MIR y la ADN torpedearon el proceso, los miristas acuñaron la frase “vende patrias” y los adenistas se vistieron de populismo puro para criticar la capitalización desde todos sus ángulos. Creo que esta manera de hacer política es la confirma esa sentencia de que la burguesía en Bolivia no tiene conciencia de clase y cree que cuando se destrozan entre ellos, ellos ganan y esta visto que lo único que hicieron fue comenzar a cavar su tumba .

Para cuando Banzer llego al poder por medio de elecciones el panorama político nacional, recuerda usted? estaba por los suelos, nadie creía en ninguno de los que formaron pactos políticos, a esos pactos los bautizaron con el nombre de pasanaku, que significa “después te toca” y fue cuando en el escenario político nace la NFR bajo la dirección de un Alcalde en Cochabamba, un político joven y dinámico en una administración que le cambio la cara a la llajta, de todos los Alcaldes era el mas popular y ya se veía su proyección hacía la Presidencia.

Y que cree usted? al Manfred también le toco probar de lo feo. Ahora seguimos, por lo pronto nos tomaremos esta cervecita.

UN ERROR FUNDAMENTAL


Titicaca12_jpg
DANTE N. PINO ARCHONDO
Viejo dicho, “no hay peor ciego que aquel que no quiere ver, ni sordo que no quiere escuchar” y eso se aplica a la posición oficial del actual gobierno boliviano en relación a la demanda marítima que viene procesando ante la Corte Internacional de Justicia. Chile acaba por medios diplomáticos de dar a conocer su posición por enésima vez, reafirmando que no cederá a Bolivia territorio terrestre ni marítimo con soberanía y esto nos viene diciendo desde el mismo momento en que comenzamos a poner en tela de juicio el tratado de Paz y Amistad de 1904 firmado por los Congresos de Chile y Bolivia para poner fin a la guerra sostenida en 1879.
Bolivia ha trazado no una sino varias estrategias destinadas a convencer a Chile de que debe devolverle, no los territorios perdidos en la guerra, sino “una salida al mar con soberanía”, y ninguna de esas estrategias ha funcionado con algún relativo éxito. Todo lo que se logró conseguir es que de tanto colocar el tema en foros internacionales, muchos países expresen su simpatía para que existan negociaciones que traten el asunto. Pero más de eso nada.
Y ahora vamos con una demanda a la Corte Internacional de Justicia, para pedirle que obligue a Chile a sentarse en una mesa de negociación para tratar el tema en cuestión. Si la Corte, fallará a favor de este pedido boliviano, eso no determina que Chile se sienta ni remotamente obligado a ceder nada, en este caso apelando a ese fallo, volvería a la mesa de negociaciones y nos diría, una vez más, que no hay ninguna posibilidad de que nos cedan territorio con soberanía. Me pregunto qué pasaría después de ello. ¿Gritar a los cuatro vientos que Chile no quiere atender la demanda boliviana? La respuesta seria, atendimos el fallo de la Corte, pero no estábamos obligado por ese fallo a ceder nada y menos la soberanía chilena en favor de Bolivia.
En otras palabras el gobierno de Evo Morales ha colocado a la demanda marítima boliviana en la recta final de todo este proceso, pues está claro que la última estación de este tren, no tiene salida a ningún lado. ¿Qué quedará entonces?
Dicen que la guerra no es sino el brazo largo de la diplomacia. Pues bien si la diplomacia ha fracasado no queda sino el recurso militar. Y entonces deberíamos preguntarles a los actuales generales que tiene a su cargo las Fuerzas Armadas, ¿cuál es su posición, están listos para obligar por la fuerza, a devolver, lo que no se quiere ceder por la negociación? Así como ahora levantan la mano y se tocan el pecho para gritar “Socialismo o Muerte” ¿podrán levantar las armas para recuperar lo perdido? Bien sabemos en Bolivia que no. Y no por falta de ganas, sino de realidades.
Una nueva guerra del Pacífico, podría terminar con el Estado Plurinacional y con Bolivia para siempre. No tenemos la capacidad económica ni militar para llevar a cabo una aventura de estas dimensiones. Por eso tiene razón Chile cuando le dice a Bolivia que retire esta demanda, porque en el fondo sabe que luego de ella, cualquiera sea el fallo ya no quedará otro camino a seguir por la vía diplomática. Seamos realistas y dejemos de darle oxígeno a un gobierno que ha perdido hace mucho su propio proceso de cambio, sus delirios socialistas y descolonizadores, sus promesas de respetar la vida, los derechos humanos y el medio ambiente, dejemos de darle manija a una estrategia mal habida y peor dirigida. Evo Morales está enterrando la alternativa diplomática de la demanda marítima, y podríamos calificar este error tan grave como aquel que cometió el Congreso Nacional al ratificar el tratado con Chile en 1904.

CURIOSIDADES DE LA INTELIGENCIA


 

DANTE N. PINO ARCHONDO

alvaro-garcia-linera1

 

Qué cosas tiene la inteligencia, que nos enseña y nos engaña, que nos hace creer en nosotros mismos y luego nos niega. No es esta la inteligencia a la que me refiero ahora, es la otra, la institucional, esa que tiene una estrecha relación con la Seguridad Nacional.

No habíamos escuchado hablar ni referirse al gobierno sobre este asunto. Seguridad Nacional. Difícil concepto si tenemos en cuenta la realidad que nos ahoga. Han reducido la Seguridad Nacional a un asunto de atentado contra el señor Presidente. Si estos aprestos no hubieran sucedido en el imaginario palaciego, la Seguridad Nacional estaría como siempre.

¿De qué Seguridad Nacional nos hablan? Cuando las fronteras son territorio libre para el ingreso de precursores, de droga, de dinero, de avionetas al servicio del narcotráfico, cuando la Policía Nacional mendiga un salario y sus policías tienen que hacer huelga de hambre para que se los atienda, cuando a pesar del 45 por ciento de presupuesto destinado a ellos y las Fuerzas Armadas, la realidad de estas instituciones es patética. Cuando la vida de todos los bolivianos, no solo del Presidente, no tiene seguridad alguna en las calles y caminos de la patria.

droga-1

¿Qué Seguridad Nacional debemos invocar? Y a partir de esta pregunta, puedo explicarme algunas curiosidades de la Inteligencia con la que se manejan los asuntos de Estado. Por ejemplo, algo básico, muchas veces explicado en películas de acción: si lograste detectar a un grupo terrorista, que llegó al país, que está alojado en Hoteles cinco estrellas y se desplaza por el territorio nacional, ¿no debería Inteligencia, hacerles seguimiento, munirse de pruebas en todo su alcance y no operar nada, hasta no tener un conocimiento total de cuáles son los lazos y nexos de quienes financian al grupo?

Y lo elemental: dar la instrucción de cuidar la vida del principal cabecilla quien con toda seguridad sabe lo que el resto ignora. En ocho meses de seguimiento, la Inteligencia nacional no tenía nada. Y en su arranque de nervios – o de instrucciones del Ministro que sabemos, con acuerdo de los otros dos ineptos – impropio de quienes manejan estos asuntos, hacen todo lo contrario. Ejecutan al principal y con ello pierden toda la información que ahora necesitan para dar una explicación al mundo del porqué actuaron de esa manera.

Para suerte de aprendices, un periodista amigo del principal, da a conocer la voluntad póstuma del ejecutado y revela su misión. Eso es todo. Y esa revelación la Inteligencia gubernamental asume que fue información oculta. Juicio al periodista entonces. Como juicio se hace a todo lo que se opone a la voluntad suprema del dios aymara. Hasta ahí llega la Inteligencia que nos gobierna.

No hay ni nunca hubo Seguridad Nacional. Es un asunto que nos queda demasiado grande, para el tamaño institucional que poseemos. La muestra de lo sucedido es suficiente. El gobierno está rodeado de aficionados al tema. Que en su desesperación le llevan al Ministro de Gobierno fotografías truchas para salvar el pellejo. Y este Ministro en su orfandad y miedo e inseguridad personal, no se atreve a despedirlos a quienes le dieron como prueba una revista de dibujos animados. Pues bien, si esto es así, ¿podemos hablar de seguridad nacional?

Y ante todo el panorama dramático con el que se tiñe el gobierno, sale Qharinchiri, con corbata recién comprada y pose solemne a llenarnos de advertencias terroristas, mientras en el mismo instante en el que declara, avionetas de narcotraficantes aterrizan en pistas clandestinas y hacen su negocio.

La Inteligencia tiene esas sorpresas, no todo lo que aparenta ser inteligente, aunque se rodee de solemnidad y micrófonos resulta ser inteligente.