OSCURANTISMO MEDIEVAL ILUMINADO


evo coca
DANTE N. PINO ARCHONDO
Los sucesos políticos se aceleran, no hay duda. Cierto miedo social comienza a disiparse, a través de algunos periodistas que dejan escuchar sus opiniones con un tono más elevado que antes, al mismo tiempo que el gobierno comienza a balbucear, síntoma de que algo comienza a quebrarse y señal de que existen ciertos dolores de estómago en el vientre palaciego.
La iglesia católica tan cuidadosa a la hora de declarar y tan mezquina como siempre a la hora de enfrentar la verdad con frases cuidadosamente hilvanadas o tan solemnemente soberbia cuando rechazó al ex presidente Sánchez de Lozada que mediara en el conflicto de Octubre, dándole así un visto bueno a las acciones criminales de los llamados movimientos sociales, ahora viene saboreando el amargo de esos a los que ayudó pensando en que eran buenos cristianos, hijos de Dios y honestos luchadores sociales.
Merecido lo tiene, cuando les tratan como a “grupo político” de origen oscurantista y medieval, ante su perplejidad por los escándalos de corrupción y mentiras desgranadas con abundancia iluminada y desafiante con la que el Gobierno les responde. Es que en asuntos relacionados con la ética, la Iglesia no tiene una sola voz sino muchas que se acomodan a los vientos que soplan y esta reacción tardía, ante tanta corrupción institucionalizada hace ocho años, tiene trazos de rabieta refrenada antes que mensaje de resistencia a esa conducta.
Lo que demuestra ahora que ni oposición orgánica y lúcida existe ni palabra divina que nos oriente. Dándole al Gobierno la manida oportunidad de decir lo que le viene en gana, en el tono que le parezca sin que esto represente ningún dolor social al señor Presidente Evo Morales ni a su Vicepresidente García.
Al contrario, la corrupción oficial es defendida con uñas largas, y se tiene por dicho que tales hechos conocidos por la opinión pública y develados desde adentro del mismo gobierno no son sino triquiñuelas de la oposición que no tiene una propuesta alternativa al proceso de cambio.
Por supuesto queda aclarado, una vez más, que el imperialismo está detrás de estas denuncias cuyo fin es acelerar los planes de sedición y conspiración contra la democracia, sin dejar de mencionar, por si acaso, el magnicidio presidencial. No hay que perder de vista que los norteamericanos están más preocupados por Evo Morales y su gobierno que por la situación en Ucrania y la confrontación con la Rusia de Putin y sus afanes anexionistas.
Mientras tanto la tenemos una cifra aproximada del gasto en la farra populachera del gobierno que supera los 95 mil millones de bolivianos que no han dejado nada bueno o digno de ser resaltado. Lo cierto es que hay mucho dinero que ha salido del Tesoro de la República y cuyo destino y resultados no se conocen, algo que oculta la enorme corrupción de la que se alimentó y continua devorando el llamado programa “Evo cumple Bolivia pierde”
¿Todo esto importará a la hora del voto?

Anuncios